FANDOM


.

Era una noche obscura y fría… los árboles y los pinos eran azotados por el fuerte viento infernal que se propiciaba en esos momentos, la luna llena brillaba en lo más alto de su esplendor, la única capaz de ver más allá de la obscuridad y del abismo…

Ahí se encontraba él, con apariencia de unos veinte años de edad, en un enorme y viejo castillo abandonado, sentado en un trono de piedra rodeado por grandes trozos de roca, lamentándose por lo que había pasado, cortinas a su lado color bermellón portando él una gabardina color vino la cual llegaba al suelo, sin camisa y un pantalón negro mientras sus pies eran descubiertos… se lamentaba en silencio mientras la luna resplandecía en el interior del castillo, su cabello ligeramente alargado… el cual algún día fue dorado como el sol no era más dorado sino había pasado a ser obscuro como la noche pues el mal habitaba en su cuerpo desde ese día.

Finn se encontraba en su trono de piedra respirando por las fosas nasales, manteniendo cada una de sus manos en los extremos del trono. Pasaron cerca de dos horas, el joven miró una de sus manos, en ella un anillo creado de roca volcánica y lava permanecía, recordaba a su amada a la perfección. Su rabia le pesa… la tristeza… lo asfixia… solo negó con la cabeza levantándose del trono y comenzando a caminar por el castillo se puso a meditar, los grandes y extensos pasillos eran alumbrados por la luz de la luna, Finn se paseaba acariciando la mesa de madera destruida y todo lo que encontraba a su paso, llegó hasta el último piso de este y se quedó quieto, pasó saliva ligeramente tras escuchar fuera del castillo una enorme tribulación de caballeros que venían a hacerle frente, Finn giró prestando atención al desorden y salió por el gran balcón tras abrir la enorme puerta de esta para ver de qué se trataba, en efecto… grandes cantidades de caballeros venían preparados para retarlo.

Finn miró hacia abajo frunciendo el ceño… numerosos ejércitos de caballeros con armaduras, espadas y antorchas llegaban para tratar de destruirlo. El joven pegó un grito mirando al cielo y en esos momentos su cuerpo se convirtió en energía obscura en forma de torbellino la cual despedía bolas de luz azul brillante, en esos momentos se elevó al cielo y volando por este descendió a gran velocidad, los caballeros se quedaron mirando como el humo negro descendía hasta que este chocó contra el suelo y al hacerlo grandes cantidades de caballeros salieron volando de ahí, el impacto fue tan brutal que incluso sumió y limpió el perímetro donde chocó. Finn apareció de nuevo en forma humana inclinado mientras su puño se encontraba en el suelo, después de levantarse desapareció dejando un rastro de materia obscura y apareció en medio de otro grupo de caballeros, estos voltearon asombrados por lo que había pasado, Finn serpenteó su mano y de esta salió algo parecido a un enorme látigo rojizo radiante, sin pensarlo atacó a los caballeros dando un latigazo… estos al recibir el golpe fueron lanzados varios metros del lugar, Finn volvió o desaparecer para volver a hacerlo en otro punto y los volvió a atacar… uno… dos… tres golpes con su látigo bastaron para que este desapareciera y para que los caballeros redujeran su número en gran manera.

Los restantes se inmutaron por verlo y algunos valientes decidieron correr a atacarlo, el joven sonrió con arrogancia y levantando un poco sus dos manos del suelo salieron otras más las cuales sujetaban los pies de los caballeros y los jalaban hacia abajo, Finn giró rápidamente y aplaudió una sola vez para que de esta manera al chocar sus manos un viento salvaje soplara haciendo volar a otro puñado de guerreros, después de ello el joven pudo admirar como los caballeros se hacían a un lado mientras levantaban sus espadas repetidas veces, una enorme máquina de madera con forma humana se estaba levantando del suelo lentamente hasta quedar de pie, Finn la miró desde abajo y puso cara seria… en ese momento su cuerpo volvió a desintegrarse por el torbellino de materia obscura haciendo frente a la máquina de madera por los aires esta vez con una forma de halcón aleteando a su adversario, al chocar el halcón atravesó la máquina y esta instantáneamente se desplomó.

Minutos después, ningún caballero seguía de pie o con vida, Finn había acabado con todos y cada uno de ellos, o eso era lo que pensaba. Otro joven al cual Finn daba la espalda llegó hasta el lugar, tenía el cabello anaranjado y este poseía aspecto de una flama levemente erguida con dos pequeños mechones en cada costado de su cara, su rostro era similar al del quien tenía enfrente, Finn se percató de que aún quedaba alguien con vida y volteó lentamente, al hacerlo observó cómo ese ser sacaba la espada de la muerte y la alzaba colocándosela a un lado de él, el joven Finn hundió un poco las cejas con cara seria, pero en esos mismos instantes cambió esa mirada y sonrió con cinismo.

Ambos rivales se miraron el uno al otro por unos segundos y después de ello cada uno corrió hasta el otro para dar inicio a la gran batalla.

(Final del sueño)

Finn abría rápidamente sus ojos y al hacerlo sintió un gran dolor en sus oídos, un enorme zumbido que dolía y era ensordecedor, alzó la mano derecha al cielo y vio pasar una enorme bola de energía obscura la cual se estrelló contra el suelo con gran ímpetu como si hubiera sido un meteorito, el ambiente era como el de una guerra, el cielo era color amarillo y carmesí a la vez, tenía ligeras nubes y de este salían pequeños tentáculos negros moviéndose, había mucho ruido alrededor… el joven se incorporó un poco y miró a un costado su gorro de oso polar y su espada de sangre de demonio, primeramente se puso el gorro y después tomó la espada y se la colocó detrás de su espalda, observó alrededor sintiendo un escalofrío recorrer su espina dorsal ya que de lejos miró como algo que parecía ser un gigante llevaba en su espalda a la Princesa Flama y a la Dulce Princesa las cuales se encontraban inconscientes.

-No lo permitiré- musitó

De pronto comenzó a correr hacia el gigante con todas sus fuerzas… mientras se dirigía a este de los costados aparecieron criaturas esqueléticas las cuales intentaron hacerle frente, Finn no se detenía, tomó la espada de sangre de demonio y mientras avanzaba peleaba contra ellas, en el primer oponente dio un par de brazadas a ambos lados, después giró tirando la espada enemiga en un bloqueo y finalmente saltó arremetiendo contra el adversario el cual cayó al suelo, destruyó sin ninguna dificultad un pequeño ejército de esas cosas y cuando estaba no muy lejos del gigante apareció un enorme centauro, Finn frunció el ceño y corrió para hacerle frente, al llegar al oponente bloqueó el golpe y dio un corte en la espalda del semi-humano para después cortarle las dos patas delanteras haciendo que cayera de boca, finalmente enterró la espada en el abdomen de la bestia y volvió a mirar al gigante el cual se alejaba más con su princesa.

-No te lo permitiré- habló con angustia al ver la escena ante sus ojos

Continuó corriendo hasta este pero en esos momentos algo le cogió atrapándolo y arrojándolo a un lado, el joven molesto se levantó del suelo y de inmediato se colocó en posición de combate, su adversario parecía un ser inofensivo así que decidido Finn corrió hasta él para destruirlo, cuando estuvo lo suficientemente cerca le enterró la espada y se sorprendió al ver que su enemigo se evaporó y desapareció al momento, en ese mismo instante el humano tiró su espada y cayó al suelo de rodillas ya que alguien le había enterrado un cuchillo en su espalda, se giró y no vio a nadie… lo único que hizo fue retirar el arma de su espalda y sangrar por la boca.

Todo comenzaba a verse un poco nublado y disparejo, las piedras comenzaron a elevarse y poco a poco iba apareciendo la muerte del suelo tras una cortina de humo la cual giraba de arriba abajo hasta que esta pareció por completo con una túnica obscura cubriendo todo el cuerpo y parte de su cara.

-Finn… tu destino está decidido, tu alma será enviada al reino de la muerte para que sea destruida y el Lich se apodere de todo Ooo- decía está con su voz gruesa señalándolo con una mano mientras levitaba un poco

-No… no puedo morir ahora, por favor, tan solo déjame salvar a la Princesa Flama- dijo el humano apenas y hablando

-Vamos… irás hacia la eternidad, con todas aquellas almas que has matado y destruido

En esos momentos fueron transportados a una especie de vórtice o agujero negro en el cual ambos estaban sobre una gran plataforma de piedra, alrededor de ellos se encontraba un torbellino azulado con pequeños agujeros negros consumiéndolo, Finn miró esto y asintió con angustia.

-Tal vez sea lo más justo…- dijo inclinando la cabeza- pero muerte… no puedo permitir que el Lich se apodere de Ooo, debo hacer algo para detenerlo, además no logro recordar nada de lo que ha pasado

-No hay escapatoria para la muerte… las cosas se han decidido… serás destruido y Ooo apoderado

-No te lo permitiré, no permitiré que me despojes a la eternidad, tengo que detener al Lich, aunque eso signifique enfrentarte- habló limpiándose la boca

-Mortal… eres mío…- decía haciendo aparecer su espada la cual tenía un mango de hueso y cráneo con otro atravesado

Finn se levantó del suelo y corrió hasta ella para dar inicio a la batalla, dio el primer golpe el cual fue bloqueado por la muerte y esta enseguida pateó su abdomen logrando que el héroe cayera al suelo, después se acercó a él y dio una brazada a la cara del chico pero este se quitó del lugar, ahora Finn dio un golpe bajo que fue bloqueado por la espada de la muerte y ella en ese momento giró rápidamente para contraatacar, Finn sin dudarlo se agachó y después de hacerlo saltó para enterrar su espada de sangre de demonio en la muerte, ella solo se hizo a un lado y continuó con la batalla. La pelea no tenía igual, ambos rivales bloqueaban los ataques, esquivaban los golpes y contraatacaban por igual, Finn se agachó por un momento y después echó su cabeza hacia atrás para evitar que fuera cortada, al hacerlo lanzó una brazada hacia su enemiga pero esta detuvo su mano por la muñeca evitando ser herida, luego quiso atacar con su espada pero Finn movió su brazo haciendo que la fuerza de este tapara con su espada el golpe, así pues la muerte soltó su muñeca y siguieron peleando.

En un momento determinado el joven héroe había rodado por el suelo tras esquivar una brazada de su rival… Finn en ese instante saltó y trató de enterrarle una vez más la espada a la muerte en la cabeza pero esta solo desapareció y apareció detrás suyo tomándolo del cuello y elevándolo del suelo.

-¿Por qué crees que puedes burlar a la muerte humano inmundo?- dijo ella molesta

Finn sujetaba el brazo de la muerte y con su otra mano trataba de agarrar su espada la cual se encontraba a centímetros de él.

-Este es tu destino…

Cuando finalmente logró tomar su espada sin dudar la enterró en el abdomen de la muerte, esta gritó y en ese momento cayó al suelo dejando al humano libre, Finn corrió hasta ella y le volvió a enterrar su espada en el pecho, esta vez la muerte se hizo para atrás dejando su propia espada, Finn la tomó y sintió el enorme poder que poseía, de nuevo enterró y desenterró repetidas veces la espada de la muerte en ella hasta dejarla en paz.

-¡Dime a que te quisiste referir con que el Lich se apoderará de Ooo!- exigía este

-El me prometió que si te destruía me daría todas las almas de Ooo que matara para ser más poderoso… era un acuerdo que teníamos- hablaba arrastrándose por el suelo

-¿Qué?- preguntó el humano sorprendido

-No tienes por qué hacerlo Finn… únete a mí, juntos podemos derrotar al Lich y podremos hacer lo que queramos, tomar lo que queramos… piénsalo…

-Yo no soy como tú o como el Lich…- habló Finn negando con la cabeza

En ese momento le enterró su propia espada en el pecho y lo elevó al aire para después aventarlo con la fuerza de esta.

-Cometes un grave error tonto- habló la muerte tirada en el suelo

-Estoy dispuesto a correr el riesgo de mis actos- contestó Finn

Siendo así el humano alzó la espada de la muerte y con todas sus fuerzas dio una gran brazada la cual fue a incrustarse en el cráneo de la muerte, este se rompió por el impacto recibido permitiendo correr la espada hasta su pecho, en esos momentos materia obscura en forma de humo salió de ella yendo directamente a la boca de Finn e introduciéndose en su cuerpo, Finn cayó de rodillas cuando el humo negro comenzó a entrar en su garganta, sentía que se asfixiaba por este y sentía que iba perdiendo el conocimiento, lo último que vio y escuchó fue el cuerpo de la muerte explotar y su espada estar a un lado de él, Finn cayó al suelo inconsciente mientras que el terreno infra-mundial iba desapareciendo lentamente.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar