FANDOM


La tarde había avanzado, Emma se encontraba parada frente a su estante lleno de libros intentando decidir que leer, pasaba el dedo por sobre sus libros y decía en voz baja -te leeré a ti o a ti- no le importaba que ya los hubiese leído antes, podía comenzarlos nuevamente y aún seguir maravillándose por los lugares que describían, divirtiéndose con los sucesos que ocurrían, viajando con ellos hacia los lugares donde la llevaban y volviéndose a enamorar de los personajes. Así era como estaban transcurriendo sus vacaciones de verano, en su casa disfrutando de la lectura. Sus dos mejores amigas habían salido a vacacionar a otros lugares junto a sus familias y pese a que Emma había sido invitada, ella no había aceptado, pensaba que no era correcto salir de vacaciones a disfrutar ella sola y dejar a su hermano menor de 15 años y su madrastra en casa aun con el dolor por la muerte de su padre. Aunque habían pasado dos años, pensar en su padre le dolía como el primer día, y sabia que a su hermano también, bueno a su medio hermano. Cuando Emma nació su madre murió a las horas de esto, aunque nunca le habían dicho de que fue exactamente ella no podía pensar en su madre sin sentir culpa, su padre un hombre amable, solidario, de buen corazón y cuya sinceridad se reflejaba en sus ojos de un café claro hermoso, los cuales Emma había heredado, había tenido que hacerse cargo de su hija solo, pasado el año de la muerte de la madre de Emma, su padre había encontrado una mujer muy hermosa, de buen corazón, con la cual se caso y tuvieron un hijo. Una tarde su padre volvía de su trabajo en su auto, feliz porque llegaría a su casa y podría estar junto a su familia a la que amaba y a la que conocía tan bien que sabía exactamente que decirle a cada uno de sus integrantes y arreglarles el día o simplemente sacarles una sonrisa, pero un auto que se atravesó en su camino le hizo perder el control del manubrio y chocar contra un árbol, no pudieron hacer nada por él. Emma quedo sola, su padre era el único que la hacía sentir que era alguien especial y la integraba; su hermano Alan tenía 15 años y era al que más se le notaba que sufría, había decidido cubrir todo lo que sentía siendo un rebelde y dando preocupaciones; Su madrastra intentaba compensar su sufrimiento trabajando mucho, casi no se veía en la casa, tomaba todos los turnos que podía en el hospital ya que era enfermera. Emma aún no decidía que leer cuando el sonido de una puerta cerrándose en la pieza de al lado le llamo la atención, avanzo hacia su puerta y la abrió rápidamente y vio a Alan en el pasillo. -¿Piensas salir? -No es de tu incumbencia- le respondió Alan sin volverse a mirarla -Resulta que si, mamá tiene turno y yo estoy a cargo- le dijo Emma cruzándose de brazos, Alan se detuvo y la miro enojado. -¿Y?- le dijo levantando una ceja Emma volvió su cabeza hacia el reloj de su habitación, eran las once de la noche, miro rápidamente a su hermano y le dijo -Es muy tarde, no saldrás, puede ser peligroso. Alan rodo sus ojos, se dio la vuelta dirigiéndose a la escalera y comenzó a bajar. -Alan… -Emma -le interrumpió- no porque tu vida social sea un asco intentes que la mía sea igual, se lo que hago y por dios ¡ya no soy un niño!- continuó bajando. Emma no supo que decir, su hermano tenía razón su vida social era un asco pero ella solo intentaba protegerlo, escucho como su hermano cerró la puerta principal de un portazo, Emma se volvió hacia su habitación y se dirigió a mirar por su ventana, ahí estaban los tres “amigos” de su hermano, eran por lo menos cinco años mayores que él, se vestían con jeans rotos, paleras con logos de grupos de rock, llevaban el pelo largo y botellas de alcohol en las manos, no tenían buena fama decían que eran ladrones, alcohólicos y drogadictos, a Emma no le sorprendería si le dijeran que habían matado a alguien. Cerró la cortina y se boto en su cama estresada por todo lo de su hermano, no sabía si llamar a su madre y contarle porque no quería molestarla o hacerla preocuparse ya que pese a que esta la había criado junto a su padre y nunca la había tratado mal, nunca le había dicho que la quería, ni una sola vez y Emma lo tenía claro, nunca sería como una hija para ella y ella nunca la consideraría como su madre aunque la llamara así. Pasaron dos horas y Alan no volvía, Emma se paseaba por su habitación con el celular en la mano intentando llamar de vez en cuando a su hermano pero él tenía su teléfono apagado, comenzó a marcar nuevamente pero el sonido de un disparo se lo impidió, rápidamente miro por la ventana pero no vio nada, su preocupación aumento, no sabía qué hacer, el sonido del disparo resonaba en su cabeza y lo acompañaba la imagen de su hermano herido, la hiso estremecer y decidió salir en busca de este. Tomo una chaqueta delgada y sus llaves, salió de su habitación rápidamente, bajo la escalera hacia el primer piso y salió de la casa en busca de Alan.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar