FANDOM


¿Nunca has tenido esa extraña sensación de que eres algo insignificante para el mundo? Creo que es algo normal pensar en el planeta donde habitas y en el basto universo en donde este se encuentra y darse cuenta de que no eres mas que una partícula, un átomo en el gigante tejido de la existencia. Eso está bien, pero al pensar en tu vida, tu ser, tu mismo debes ser el centro de atención, lo más importante, y con eso tengo un problema, me siento un personaje más que secundario en todos los acontencimientos de mi vida.

Verán, siempre he sido un caracol muy amigable, me parece grato saludar a todo aquel que se me atraviese en el camino, es un gesto que creo fielmente te puede alegrar el día, que alguien note tu presencia y te salude, pero a pesar de mis esfuerzos muy pocas veces me han notado y devuelto el saludo, y para ello he tenido que realizar hazañas como el volar en una hoja. He viajado mucho, he visto lugares asombrosos, criaturas fantásticas, tengos recuerdos asombrosos, excepto aquel período en el que mi mente estaba nublada, lo recuerdo como un sueño, tenía que ver con un oso y un libro con gemas... algo muy extraño, pero eso me encanta, es parte de la aventura. 

En fin, en esta historia quiero contarles algo que sucedió y que extrañamente no esta relacinado con unl extraño joven humano y su perro aún mas extraño, los cuales siempre terminan por llamar mas la atención que yo, que siempre estoy ahí saludando. A continuación les relataré una de las aventuras que tuve un día y como ese día todo cambió:

EL CARACOL: LA HISTORIA JAMAS CONTADA

Era una cálida tarde de verano, soplaba una leve brisa y yo me encontraba en una cueva con muchos minerales, de hermosos colores, cristales y gemas resplandecientes, cuyo brillo te hacían pensar que tenían alma, tanta belleza me alegró tanto que empecé a saludar como es habitual en mi y de repente de uno de los cristales surgió una figura luminosa, la cual se transformó en una hermosa dama, era una princesa hecha de cristal, de tantos colores que las palabras se quedan cortas para describirla. Me colocó en sus manos y me dijo:

- Oh, lindo amiguito, oh caracol, gracias, mil gracias, por haberte fijado en mi lograste romper la maldición que hace cien años cayó sobre mi.

A lo que le respondí, con mucha timidez porque no suelo hablar:

-Qui...quieres decir que... mi saludo te... salvó?

-Oh mi salvador, si, tu me salvaste, tu eres mi gran héroe, ahora te daré una recompensa, dime ¿qué es lo que tu corazón mas anhela?

¿Lo qué mi corazón más anhela? Pensé ¿lo que mas quiero? Entonces de la princesa emergió un haz de luz que me dió en todo mi ser, y todo desapareció, me encontaba flotando en un abismo blanco, en la nada, hasta que cai sobre algo, era un gran cojín dorado, en una gran habitación, con muchas personas, rápidamente me di cuenta de que habían muchas princesas de numerosos reinos, grandes guerreros, animales de todo tipo, incluso aquel muchacho humano y su perro, todos viendome fíjamente y saludándome, no lo podía creer, me saludban a mi, yo, un pequeño caracaol, era ahora el centro de atención.

Desde luego yo también los saludé con mucha alegría, y todos sonrieron y aplaudieron, no lo podía creer, era un sueño hecho realidad. Pero así fue por cinco minutos, quince minutos, media hora y no dejaban de verme, de aplaudirme, de notar mi presencia, no sabía que hacer, me empecé a sentir mal, quice irme y no pude salir del cojín, y de repente la expresión de todos cambió, era de odio y tristeza ¿habrá sido porque quice irme? y entonces los saludé nuevamente y todos volvieron a reir y a aplaudir, y me di cuenta que ahora esa sería mi vida, sería el centro de atención de la vida de todos y lloré, porque la mayoría de esas personas me veían por primera vez, y de algúm modo estaban obligadas a verme a mi y sólo a mi.

Mi corazón se entristeció tanto que no supe que hacer, pasaron horas, días, en realidad no lo se, se sintió eterno, y entonces deseé ser libre, no llamar la atención, ser feliz haciendo lo mío pensando que siempre hay alguien que me verá y me notará. Y todo se volvió luz de nuevo y allí estaba ella, la princesa de cristal, me sostuvo de nuevo en sus manos y me dijo:

-Oh mi héroe, noto que has sufrido, noto que tu deseo te hizo ver una realidad que no pensaste que existiera ¿cierto? En la vida las cosas se ganan con esfuerzo y dedicación, haciendo lo que amas hasta lograr todas tus metas ¿o no mi pequeño salvador?

Llorando le contesté:

-Mi preciosa princesa, tienes razón, no quiero que todos me noten porque si, quiero hacer algo significativo para alguien y que así sea feliz, como ocurrió contigo, bella dama.

- Y te aseguro que podrá ocurrir todas las veces que quieras con muchas otras personas solo si mantienes tu gran mente positiva y tu gran espíritu de jovialidad, mi carismático amiguito, ahora ve y sigue viajando y teniendo grandes aventuras.

Todo se volvió luz y aparecí en una colina con verde pasto, con muchos lugares a los que poder ir y saludar.

FIN

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar