FANDOM


Capitulo 1 – Nacer

-Hoy es un día nublado azulado, día donde nacen suspiros y donde se olvida respirar, día donde se puede reflejar el océano y el mar en temores y virtudes.

Mi espíritu navega tan lejos de mi puerto que aún no nos presentamos, pero él ya me atisbo, me busca atajando todo el momento y desertando del abismo, pero el inconforme cuerpo descubrió por sí solo ya bastante.

En un minuto descubrió que respiraba y asimismo que sentía, sentía el intenso y a veces delicado aire acariciar su garganta y golpear la nada, entretanto también observo que observaba, que la luz venía y descansaba en sus brillantes y daba, goce, color, tinte y muchos limites, él dudaba de sus alcances y estiraba sus manos e intentaba sujetar la misma ausencia, en una ocasión se resbalo aquel objeto de poca importancia y al dar tacto con el suelo firme, intensifico y estremeció sonidos, que para tales pequeños odios eran relámpagos de horrores del cual sabía un absoluto cero.

En sus pasos tranquilos y severos advirtió un juego distinto al anterior, encontró lugar donde luz no había y conoció entonces las sombras y jugaba a desafiar su propia silueta, no dejaba de divertirse, además sólo de verla y dar cuenta de su figura, su figura que sobraba de un gran e inmenso marco de luz, ya sentía un cosquilleo particular en su cuello pero, no era único, entonces, a los alrededores vio unas sombras de roquitas y de árboles, entusiasmado tomo las piedras y conoció el duro y áspero tacto, las lanzó al árbol y descubrió como la naturaleza responde a su juego y de golpe le vino la piedra a su cabeza al rebotar con la madera y a esto le llamo dolor, pero para él, no tenía idea de que era el dolor, quizás sería estar incomodo, pero para su cuerpo, era y es dolor, dolor que causa algún tipo de daño que va en contra de su salud.

Por tal situación severos pies comenzó marcha donde la luz más destellaba y encontró algo distinguido, algo delicado, algo tan suave como el beso de una madre y a recuerdos conoció la rica y suave agua, cual tomo con sus manos pero, está se le escapó, ingenioso cerró de manos y de vaso la uso, sintió el agua humedecer sus palmas y dedos e insistió en querer resbalar a su nuevo amigo en su rostro para sanar la herida de la piedra precipitada.

Y nuevamente por tal situación conoció el frío y el calor, el agua estaba a hielos y el sol le recalento para calmar tal frío…- Pensó sin pensar Severo, en tal inconsciente de conocimientos e improvisaciones ya previstas por su cuerpo, pero fue interrumpido por el ágil sonido de su madre.

-¡Severo, Severo!- Se escuchó a gritos de la madre del niño de pies curiosos. -Sintiese el sonido de su madre, cada vez como un descubrimiento y cada vez como un casi alivió- Sintió Severo sin saber que sentía. -¡Madre, no preocupes aún, que juego con amigos!- Respondió Severo al llamado de su Mamá.

La madre llegó con unos ojos muy asustados al ver a su hijo jugando con amigos cuales ni presentados se le hacían. -¡Severo, nos vamos a casa inmediatamente!- Refunfuñó la madre recelosa.

Severo con nota de angustia y disconformismo asumió tal objeción y cayó su mano en la de su mamá y la siguió hasta el hogar, mientras que ella con cara preocupada pensaba en los quehaceres de la casa.

Capitulo 2 – Familia

Como pueden ver mis lectores, Severo es un chico con tal inconsciente muy consciente, que va tan apresurado como un formula uno y que estará a punto de domesticarse con el diario hogar familiar.

Severo consta con una hermana y un padre, además de su madre.

Su padre era un hombre muy cerrado y amante de las artes marciales, cual fanatismo obligo a Severo a ser un artista a tan pequeña edad, tan solo 5 añitos y ya sentía el dolor como si fuese su mejor amigo, conste de la imagen del padre, un hombre alto y fuerte, con una barba tan masculina y enredada como una telaraña, tenía unos brazos tan gruesos y pesados como si fuesen un bidón de gas y tenía unos pies bastante grandes, cuales extrañamente su hijo nunca tuvo.

En una de estás clases a cuales el padre hizo asistir a su hijo tuvo que enfrentar con un chico ya mayor que él, éste tenía 9 años, en medio de tal pelea un golpe muy eficaz y fuerte fue acertado en la cabeza de Severo cual lo dejo fuera de la competencia y recíprocamente causo gran debate familiar.

Al final y al cabo quedaron en un acuerdo muy amistoso, el niño seguiría asistiendo a sus clases de artes marciales pero, con supervisión de su hermana Isabella; que tenía ya más de 16 años y con asistencia de su padre, claro.

Bella, como fue apodada por su hermano, debido a sus dificultades en el habla que tuvo de muy bebe y que por siempre la mencionaba como Bella en lugar de Isabella, Ella era una chica apasionada al arte y amaba el pintar, además de eso cuando sus papás no estaban en casa hacía grandes planes con su pandilla de amigos y salían a las calles a proyectar sus ideas.

Severo no agradaba mucho de socializar con personas, ah, pero eso no significa que no tuviese amigos, amigos que nadie comprendió, pero él sí. 

Como tal conversación que tenía él:

-Usted señor Cus Sabdariff, es muy amable en ayudarme a lavar mis dientes- Dijo el niño Severo al agua de la llave mientras que su chorro caía en su cepillo de dientes.

-Mirad, mirad y seguid mirando, ya había puesto nombres a objetos sin nombres, no había duda que yo siempre he creído que todo podría tener vida según la perspectiva, todo, todo tiene vida cuando se te da con esfuerzo y amor, cuando hay vidas detrás de está.

¡Quizás el agua tiene nombre, pero, es un nombre elegido proporcionalmente por su magnitud social!

Al menos sé que podré llamar de alguna manera al esfuerzo amigo del que me dio esta Agua.- Pensaba el inconsciente consciente del niño, mientras que esté sin saber seguía cepillando sus dientes.

Conversaciones como esas, en cual Severo no escuchaba pero, pero, dentro de sí mismo se hablaba.

Olvidando todo tal asunto ahora les relataré la historia familiar del niño.

Era una vez de una señorita muy respetable llamada Eloïse, está estaba de por sí, muy desdichada, ¡tan, pero, tan desafortunada que cada objetividad en su vida a lo pronto era tan subjetivo como el liquido al evaporarse! De la madre, ni hablar, una boquisuelta, como dicen en las viejas calles de los no habladores que hablan de sobra, bueno, sin alejarse del tema de Eloïse, ella vivió la gran y horrible dictadura que empezó el 1973, ella era una adolescente, muy inteligente, la mejor de su clase, amante de la música, del piano, tenía ella un cabello hermoso y muy sedoso, pero como antes dicho, ¡Desdichada! Su piano fue destruido por militares cuales mismos destruyeron muchos objetos de su hogar.

-¡Pum, pum, pum!-Habían sido tres los severos golpes que marcaron el adolecer de Eloïse. -¡Somos la autoridad!-Se escuchaba al otro lado de la gran puerta de madera golpeada. -Esperad, un minuto por favor.-Respondía la madre de Eloïse, que es entonces futura abuela de Severo.

¡Y sin más paciencia! El crujido de la puerta se extendió por todo el cuarto, por qué…

-Porque la autoridad tiene el poder, entramos sin más momentos.-Dijo militar presente cual a estragos asusto a todos por su imprudencia.

La madre de Eloïse fastidiada por tal indulgencia fue y reprochó al militar, pero éste de manera brusca…

-¡Tan brusca es usted señora! ¿quién cree ser para hablar así al deber y el orden?- Respondió el hombre de la milicia por el actuar de la señora, que por hecho enojo y enfureció al milico. -Madre no, trate bien a las visitas por favor.- Dijo Eloïse con su ingenio de siempre. -Así es una buena mujer.- Comentó el militar. -¡Pero Isa estos brutos harán del hogar trizas por sus golpes!- Dijo la madre de Eloïse.

Su acto hizo del militar un iracundo y éste despiadado golpeo a la madre de Eloïse y además atentó contra el amado piano (que por cierto, a su actual estado ya más bien parecía xilófono) de la hija.

-Tomad esto como advertencia de nuestro poder.- Dijo entonces el señor muy poderoso.

Y en su intento de salir del hogar sin más ni menos…

(Por más del ingenió de Eloïse su madre muy “tímida” era, intentó ser más inteligente, cosa que gustó a su hija, la madre fue antes de que éste saliera y le dio un antojito [uno de esos dulces de maicena] al señor muy milicia.) 

¡Pero, como tal cuento de desdichas de sus vidas!

-¿Usted señora intenta sobornar a la autoridad?- Le toma las manos y las acomoda en el cuello de la mujer, el militar, luego de esto… No sucedió lo que Eloïse esperaba, tal militar malvado golpeó a su madre por cuanto quiso. Ella prefirió esconderse ya que no quería involucrarse donde sabía que su suerte le haría perder más, pero, como antes dicho, ¡Estaba todo predicho, ella vive a desdichas!

El militar a todo derecho autodidáctico intento violar a la madre de Eloïse.

-¡¿Quién es la severa autoridad?!-Decía aquel morboso y poderoso hombre a carcajadas.

Risas y palabras que Eloïse no logro retener bien hasta que…

-¡Usted claro que no lo es!-Interrumpiendo el coito forzoso dijo el muchacho de junto, cuál no más de 19 años le daba la apariencia. 

-¿Yo? ¿Me hablas a mí, pequeño?- Dijo otra vez con tono burlón el señor muy poderoso. -Sí, usted y su aspecto de gobiernagolpes y palabreodeperro.- Dijo con una sonrisa el chico.

Y de repente, ¡Paf! Un golpe certerisímo… ¡Pero a la misma ausencia! Regalo el militar. Porque este ya había sido reflejo atisbado del muchacho, que por debajo del codo del militar iba su cabeza rozando por su rapidez y levantando su puño del piso junto a su cintura, lo extiende con su cuerpo, entrando el brazo le llega de embargo un gran y certero Upper como dicen en las calles. Sin más redondas ni blancas el chico entrega otro correo Express de gancho izquierdo al militar, cual entregó su mandíbula de buzón.

-Caplum Cataplam hacen los bandidos al piso cuando mucho ladran.- Dijo el muchacho sonriendo a Eloïse, mientras que el Señor (ahora no) muy poderoso perdía consciencia del asunto con ojos cerrados.

Eloïse con cara pasmada, como si la Torre de Pisa la enderezasen con un soplido, representada en un simple muchacho venciendo a la autoridad (de orangutanes predilectos).

-¡Mis infinitas gracias!- Dijo aún muy asombrada chica al muchacho. -Perdón aún no me he presentado, ¡Me he de llamar Leonel!, pero llamadme como en el cuadrilátero me conocen como: Señor sí muy poderoso.-Dijo riendo el chico, sólo para señalar ironía y demostrando su docta convicción del boxeo. -Dios…- Dijo a suspiros la madre y entretanto se veía con cara al piso y asustadisíma por tal acto de agresión a ella, mientras que sus lagrimas hacían lago del ambiente.

Como pueden ver la madre y la hija están defendidas por el muy admirante muchacho, pero esto es como todo, esto trae consecuencia.

¡Viva la desdicha!

Madre de Severo perdió sus estudios en música y Leonel fue arrestado y liberado en 3 meses por su acto de valentía.

Tal mismo año madre de Isa fue invitada a subir a un submarino para irse del país por un grupo de “Policías justos y nobles”. Lamentablemente… ella acepto… a lo pronto hicieron explotar el submarino al adentrar el mar, ¡victimas del poder! Lastima, verdadera lastima… Eloïse o mejor conocida como Isa por su madre, se quedo viviendo con el muchacho Leonel, con el tiempo intentaron sustentarse el uno al otro, Leonel con un espíritu de lucha y la madre con su ingenio.

Por tal cuento, les he presentado a la madre y el padre de Severo, padre quien es Leonel y la madre Eloïse. A los años ellos se hicieron pareja, olvidaron el pasado y formaron a su familia, cual nació primero su hija cual le llamaron Isabella por honor al sobrenombre que tenía Eloïse y en 11 años después nació Severo en honor al acto justo de Leonel por intentar salvar a la madre de Isa.

Capitulo 3 – Donde el Invierno

-Desprendido estoy ahora de mi cuerpo, estoy en un lugar no muy lejos, soy la palabra no muy resonante de un niño…

Como podrás ver te lo pongo de está manera, usted debe de enfrentar éste asunto cual no hizo caso antes.

Has lanzado una piedra a un árbol y eso no me agrado nada y lo peor de todo no me escuchas, menudo complejo…- Agitada la consciencia trataba de comunicarse con el niño…

Habían árboles por doquier, pero estos con unas caras humanas riendo de Severo, todos lanzaban piedras al pobre chico y uno de estos lo tomo con sus raíces y le rompió una pierna y lo ahorco a su gusto, el chico lloraba lleno de dificultades y sin comprender el asunto…

-¡Vamos, ya, enfrenta el momento!- Decía la conciencia no oída.

-¡Agh… Auxi… Auxilio!-Intentó pronunciar el niño.

Uno de estos árboles dejó de lanzar piedras y pronunció… -Despierta, despierta, Severo, despierta- dijo la voz de la madre.

Abriendo los ojos del susto despertó Severo.

-¡Mamá, los árboles me odian!-Dijo el niño entre sollozos.-No, no te odian, quizás sólo no comprendes que sueñas y te distraes con lo que vives, Severo, hoy nosotros creemos que ya esta todo creado, un día de estos pasara algo y se creara algo nuevo, la única manera de que lo sepas, es creándolo tú mismo.-Dijo la madre mientras limpiaba sus lagrimas. -¿Por qué dices eso, mamá?-Respondió Severo calmando su propio miedo y con curiosidad. -Hijo, debes crear tus sueños y así nunca tendrás miedo de ellos.-La madre sonriendo con unos ojos tiernos le dice a su hijo.

En eso el niño dijo a sí mismo por dentro…

-¿Crear mis sueños?-

-Sí…-Intentó de formular su consciencia un gran discurso, pero conmovido por las primeras revelaciones del chico, no lo logro hacer.

-¿Es posible aquello?-

-Acaricia mi destino…-

Sin más que decir el niño se abrazó a sí mismo y volvió a dormir.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar